jueves, 23 de febrero de 2012

¿Cómo criar niños bilingües?

La incorporación de una lengua extranjera a la formación de un niño es fundamental en la actualidad. ¿Cómo enseñarles en casa y corregir sus errores?
 
El aprendizaje de un idioma es parte intrínseca de la formación de un niño. En la actualidad, el manejo de diferentes lenguas es un valor agregado incalculable, sin decir que ayuda a desarrollar en la criatura la posibilidad de asimilar otras culturas. 

Por otro lado, cabe destacar que al aprender una nueva lengua se conoce otro modo de pensar, de expresarse, ayudando de esta manera a que los más pequeños descubran las diferencias culturales y las asimilen como lo que son: naturales y valiosas.  

Aprender un idioma 

El dominio de una lengua involucra no sólo el conocimiento gramatical y sintáctico, sino también el conocimiento de la cultura. Esto implica conocer las inflexiones de la lengua y pensar en esa lengua. Es fundamental no traducir, sino pensar directamente en ese idioma, fundirse con él. 

Los niños tienen una capacidad de aprendizaje fascinante, de tal manera que iniciar el temprano aprendizaje de un idioma fomentará su rápida absorción del mismo y su avidez por continuar aprendiendo. Es cierto que hay niños que no tienen facilidad para los idiomas, pues entonces no debe obligárselos, pero sí insistir en que consigan un manejo intermedio del inglés, lengua hoy por hoy esencial en cualquier trabajo de oficina.  


Método de enseñanza de un idioma en casa 

Iniciar el aprendizaje como un juego es altamente recomendable ya que los niños incorporan el lenguaje sin estrés y asocian al idioma con un momento lúdico. A la habitual enseñanza de saludos, colores, alfabeto y números, pueden sumarse cuentos que aporten vocabulario y permitan que el niño se empape del uso y funciones de la lengua. 

Muchos especialistas recomiendan iniciar el proceso de aprendizaje de una lengua extranjera a partir de los tres años, cuando el niño tiene ya desarrolladas las competencias lingüísticas en su lengua materna. Existen numerosos casos de niños que a los tres años ya manejan dos lenguas sin complicaciones, pero debe manejarse con cuidado esta situación para que el niño no confunda ambas lenguas: debe poder distinguirlas y manejarse en cada una de ellas tranquilamente. Es aconsejable incluir en la enseñanza elementos que promuevan el aprendizaje, como dibujos animados, películas, música y situaciones de práctica cotidiana.  

La importancia de aprender un idioma de niños 

Los niños deben ser corregidos tanto oralmente como de manera escrita, así como también deben de ser reconocidos sus esfuerzos y premiados sus avances. Es necesario recordar que hasta los 12 años aproximadamente, los niños no se sienten perturbados por cometer errores en público, motivo por el cual la temprana enseñanza de un idioma es sumamente recomendable. 

A partir de esa edad, el inicio de la adolescencia trae aparejado un sentimiento de inseguridad que en numerosas ocasiones pone un freno momentáneo al aprendizaje, ya que el niño siente vergüenza de expresarse en público en otro idioma; aparece el miedo al ridículo y al “qué dirán” de sus amigos, círculo más cercano y respetado durante esta etapa. 

Como conclusión, un niño incentivado tempranamente a aprender otro idioma, con situaciones de práctica cotidiana, motivado por el reconocimiento de sus padres y con la correcta guía gramatical y de pronunciación, es posiblemente un futuro adulto bilingüe.

Imagen: taliesin

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...