martes, 1 de mayo de 2012

Receta fácil de albóndigas con salsa de tomate

¿De dónde proviene esta comida reconocida y apreciada en todo el mundo? ¿Cómo prepararla? Cocina sencilla, exquisita y bien casera.
 

Este rico plato es muy fácil de preparar y a todo el mundo le gusta. Su nombre "albóndiga" proviene del árabe “al-bunduqa”, que significa bola o avellana refiriéndose al formato de las albóndigas.  

Las albóndigas en el mundo 

En España fueron introducidas por los árabes cuando incursionaron en la península. La preparación en salsa de tomate surgió después, ya que históricamente sabemos que el tomate fue introducido en Europa luego de la conquista de América. Es un plato que puede degustarse en casi todo el mundo. 

En Italia son llamadas polpette y se comen como segundo plato, con pasta o en sopa. En Alemania, su nombre es Hackbällchen y existe también la variación Frikadelle (albóndigas aplanadas y fritas). En Reino Unido se llaman Meatball, al igual que en Estados Unidos, pero mientras que en el primero son del tamaño habitual, en el segundo se sirven de gran tamaño. 

Las albóndigas son conocidas también como uno de los típicos platos suecos (Köttbullar). Turquía, por otra parte, cuenta con más de 80 variedades distintas de albóndigas. Y así podríamos continuar citando a las albóndigas a lo largo de todo el planeta.  

Pero vayamos a lo nuestro y veamos el paso a paso de las albóndigas con salsa de tomate.


Ingredientes para preparar albóndigas en salsa de tomate
  • Carne vacuna, de cerdo o mezcla, 200 gramos
  • Pan de molde, 2 rodajas
  • Leche, 6 cucharadas
  • Tomate frito, 500 gramos
  • Cebolla, 1
  • Pimiento, ½
  • Harina, 3 cucharadas
  • Sal, a gusto
  • Pimienta, a gusto
  • Azúcar, a gusto
  • Perejil, a gusto
  • Orégano, a gusto
  • Aceite de freír, cantidad necesaria
Preparación de las albóndigas
  1. Cortar las rodajas de pan de molde en porciones bien pequeñas, tratando de conseguir migajas.
  1. Verter la leche sobre las migajas de pan y mezclar, formando una parta homogénea.
  2. Agregar la carne picada y mezclar hasta que la pasta de pan y leche se incorpore totalmente. Poner sal y pimienta a gusto.
  3. Moldear las albóndigas con la mano, formando bolas más o menos similares entre sí.
  4. Pasar las albóndigas por la harina.
  5. Calentar bien el aceite y freír las albóndigas. No es necesario tenerlas mucho tiempo en el aceite, ya que sólo es necesario sellarlas.
  6. Retirar del aceite y escurrir el exceso sobre papel de cocina. Reservar a un costado.
Preparación de la salsa de tomate
  1. Picar la cebolla y el pimiento en trozos bien pequeños, y freírlos con una cucharada de aceite hasta que estén cocidos.
  2. Calentar el tomate frito en una olla.
  3. Cuando ya esté caliente, agregarle dos o tres cucharaditas de azúcar, para contrarrestar la acidez del tomate. Agregar sal, pimienta, orégano y perejil a gusto.
  4. Agregar la cebolla y el pimiento.
  5. Cuando la salsa esté bien caliente, agregar las albóndigas y dejarlas cocinando a fuego lento, durante 15 o 20 minutos dependiendo de la cocina.
  6. Servir bien calientes.
Acompañamientos ideales para las albóndigas 
En Argentina se comen habitualmente acompañando los fideos o demás pastas, incluso el arroz. Otra opción es comerlas con patatas hervidas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...