martes, 25 de septiembre de 2012

¿Comprar o no comprar el almohadón de lactancia? Esa es la cuestión...


La lactancia materna es una forma de asegurar la salud y supervivencia de los niños¿Por qué hablar del almohadón de lactancia? Sencillamente porque fue una de mis primeras compras. Me parecía esencial.
 
Para decirles que lo compré antes de la cuna. ¡Increíble! Mi mamá me decía que con un almohadón normal podía arreglármelas bien pero yo lo compré sin dudarlo y la realidad es que los primeros tiempos lo usé mucho pero después muuuy poco.
 
Ya sea que pienses darle a tu peque lactancia materna o mamadera (biberón), tendrás que pensar dónde le darás de comer y buscar tu comodidad. Es esencial que pienses en tu comodidad, algo que muchas mujeres no hacemos por pensar demasiado en el parto y subestimar a la lactancia...
 
Pensá que si das pecho, deberás estar bien cómoda durante al menos 6 meses (el tiempo que la OMS recomienda como lactancia materna exclusiva) y si das biberón, aún más tiempo.
 
Comprar o no el almohadón de lactancia... esa es la cuestión.


 
Les cuento mi situación... El cuarto de mi bebé no es muy amplio, con lo cual no pude poner allí un sillón o mecedora y como los primeros meses pensaba tener la cuna en mi habitación, lo más cómodo era amamantarlo en la cama.
 
Durante el día, la opción más cómoda era el living, en los sillones. Los últimos dos meses del embarazo y los dos primeros de mi bebé, el almohadón de lactancia fue mi gran aliado.
 
En el 8 y 9 mes, dormí abrazada a él para evitar el peso de la panza al ponerme de lado. Una pierna sobre el almohadón y listo. Súper cómodo...
 
Para amamantar me fue muy práctico hasta que mi bebé creció un poco y ya no le resultaba cómodo. No sé si fue por la forma del almohadón de lactancia que compré (uno de esos en forma de U, grandes) o qué, pero con 2 meses a mí peque le quedaba incómodo así que lo comencé a utilizar para achicar la cuna cuando lo pasé del moisés a su camita. Lo coloqué en el fondo de la cuna para que no quedase él tan chiquito en una cuna tan grande. Así se sentía más protegido...
 
Ahora que él tiene casi 4 meses, lo uso para ayudarlo a empezar a sentarse. Con el apoyo del almohadón, puede estar semi incorporado y ¡le encanta!
 
Para amamantar uso ahora un almohadón normal para mantener mi codo apoyado y estar cómoda.
 
¿Compraría de vuelta el almohadón de lactancia? Sí, no puedo negar que los primeros dos meses fue bárbaro tener un almohadón seguro donde apoyar a mi peque mientras le daba el pecho y estar segura de que no iba a caerse aunque me durmiese por la noche (algo que pasó más de una vez). Y ahora es una especia de "juguete" divertido para él. Fue una buena inversión, aunque no lo use hoy en día para dar la teta.

2 comentarios:

  1. pues yo me lo he comprado... uno de esos bien largos de toy r us. me sirvio para dormir y espro q sirva p amamantar

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...