viernes, 7 de septiembre de 2012

El parto: experiencia en primera persona


Charlotte's Newborn SessionA medida que crecía mi panza, crecían mis preguntas sobre el parto. No tenía miedo, al contrario, yo fui una de esas mujeres valientes que se decían a sí mismas: "si tantas mujeres dieron a luz sin anestesia, sin médicos en el pasado, ¿por qué no voy a poder yo?". E incluso iba más lejos y pensaba: "los animales dan a luz sin ayuda, sin analgésicos, y a veces tienen muchas crías. No puede ser tan terrible".

Como ven, estaba muy mentalizada. Yo podía tener un buen parto y al final, lo tuve. No sé si estar mentalizada ayudó pero me gusta creer que sí.

Hoy les voy a contar mi experiencia, mi parto... No voy a matizar nada. Dolió, no lo niego, pero no fue tan terrible como lo pintan en las películas.

No te pierdas mi experiencia en primera persona.


Pero empecemos por el principio que sino no se entiende nada. Era martes, me sentía bien, pesada por estar en la semana 39 de mi embarazo, pero bien...

Por la mañana, escribí como todos los días y a la tarde salimos a pasear con mi marido. Todavía nos faltaban comprar algunas cositas para el bebé: más sabanitas por ejemplo. Entre una cosa y otra, terminamos en la juguetería y después, pasamos por el super para comprar algunas cositas que faltaban para la cena.

Eran las 7 de la tarde cuando empecé a sentir contracciones. No era raro porque hacía ya tiempo que las contracciones de Braxton me acompañaban pero estas eran diferentes. No dolían pero podía decir de alguna manera que no eran como siempre. El dolor era más bajo, más en el pubis que en la zona ovárica. No sé explicarlo bien pero noté que algo estaba cambiando.

De hecho, ya en el super comencé a controlar el tiempo entre una contracción y otra... 5 minutos. Terminamos de hacer las compras y cuando volvimos al auto, le dije a mi marido: "tengo unas molestias raras, no sé...".

Esa noche, después de cocinar, me tiré en el sillón a mirar un capítulo de Grey's Anatomy. Las contracciones seguían igual y, como en el curso de preparto me habían dicho que el proceso de dilatación era larrrrgo y que podía estar en casa hasta 3 horas con contracciones cada 3 minutos, estaba tranquila.

De repente, plac... Un ruido seco y estuve empapada en un segundo. A las 23hs rompí bolsa, ahí en el sofá. Me cambié, corroboré que las aguas fuesen claras y mi marido puso toallas sobre el sillón... para que yo terminase de ver la serie.

Como leen, estaba súper tranquila... Las contracciones eran cada 3 minutos. Mi marido llamó a una enfermera amiga que nos dijo que fuésemos al hospital pero con tranquilidad porque los partos de las primíparas son largos, que ella entraba a las 8 de la mañana y seguro estaría para el parto.

Revisamos con tranquilidad el bolso y nos fuimos al hospital. En el auto las contracciones empezaron a doler más, pero un dolor soportable, como una menstruacción dolorosa.

Llegamos al hospital, me tomaron los datos de ingreso y me pasaron a revisión ginecológica. Las contracciones eran dolorosas, en el pubis y lo mejor para controlarlas era la respiración. Sí, a mí la respiración me sirvió muchísimo. Me ayudó a mantenerme enfocada y a soportar el dolor.

En la revisión, la doctora me dijo que tenía ya 3 cm de dilatación (eran las 00.30) y que el cuello estaba centrado. El bebé estaba encajado así que nos mandaron a una habitación a continuar dilatando, nada de pelotas porque no lo necesitaba.

Me preguntaron si quería epidural pero como todavía aguantaba y todo el mundo (doctores me refiero) me habían dicho que con la epidural se podía demorar la dilación, decidí esperar. Me pusieron monitoreo y me dejaron a solas con mi marido.

Las contracciones se iban haciendo cada vez más fuertes. Recuerdo que al principio hablaba con mi marido entre contracción y contracción y de repente, el dolor era tal que sólo podía concentrarme en la respiración. Las lágrimas me empapaban y pedí la epidural.

Llegué a los 7cm sin epidural y juro que el dolor era mucho.El bebé golpeaba contra mi pelvis, sentía su cabeza contra el hueso y dolía... Al rato de que me diesen la epidural, las contracciones volvían a ser tolerables.

Las enfermeras me dijeron cómo tenía que empezar a hacer fuerza para ayudar al peque a bajar del todo y así estuve un par de horas más.

En mi caso, sentí todo, la epidural no me dejó sin sensaciones. Yo sentía cada contracción y supe cuándo era el momento de empujar. A las 3 de la mañana, le pedí a mi marido que llamase a la matrona. Era el momento...

Me pasaron a paritorio y ahí empezó el verdadero parto. Empecé a empujar y Dios, ¡cómo dolía! Tampoco voy a exagerar y decir que me moría. Yo no grité como en las películas, me dolía, sentía como fuego en... bueno, saben donde. Pero lo único que quería era conocer a mi hijo.

Empujé un par de veces, la matrona y mi marido decían que se veía la cabeza pero el peque era cabezón y no salía... Bueno, encima venía con la manito al lado de la cara así que imagínense...

No quedó otra que hacer una episiotomía. Eso me dolió más que nada, quizás por la impresión de saber que te están cortando pero gracias a eso´, la cabeza de mi hijo salió con un pujo más y después el cuerpito. A las 3.30 de la mañana nació mi hijo.

Lo ví, y no puedo explicar lo que sentí. Tenía los ojos llenos de lágrimas. Él lloraba a todo pulmón. Mejor, un bebé sanito...

Me lo alcanzaron y cuando lo agarré, se rompió el cordón umbilical. Se me paralizó el corazón... Había sangre por todos lados. Muy gore... La matrona gritaba diciendo que había que revisar si estábamos bien y yo grité: "atiendan al bebé". No quería que me atendiesen a mí, yo me sentía bien.

Gracias a Dios el cordón umbilical se cortó a varios centímetros del ombligo de mi bebé y sólo fue un susto. ¿Por qué pasó? Era un cordón corto y muy gomoso. Parece que no es habitual pero es súper peligroso porque le bebé puede romperlo dentro de la panza cuando se mueve y ahí, no hay posibilidades de salvarlo.

Mi hijo es mi milagro, no sólo por lo que implica tener un bebé sino porque nació sano, a pesar del susto del cordón umbilical.

Es mi milagrito y nunca voy a poder agradecerle a Dios lo suficiente por haberlo cuidado.

6 comentarios:

  1. q buen post! Estoy de 37 semanas, esperando que nazca Chiara y no veo la hora d tenerla en brazos aunque me da miedo el parto.
    Estaba buscando un relato sobre parto pero no encontraba,me viene bien para no tener miedo o al menos no tanto, je je.
    Estoy llorando de solo imaginar el nacimiento de mi hija. Estas hormonas!!!!!!!!!!!!!
    gracias por compartir!

    ResponderEliminar
  2. Mucha suerte con tu parto Marita! No te falta nada! Qué emoción! Vas a ve que dar a luz es una experiencia única, maravillosa e inolvidable pero también dolorosa. Un consejo: cuando tengas las contracciones pensá en tubebé, imagináte a Chiara y pensá que todo vale la pena por ella.
    un abrazo!

    ResponderEliminar
  3. me muero si se me rompe el cordon!!!!!!!!!!!!!! ahora q bien tu parto. me quedan 5 semanas y espero que sea rapido, sin mucho dololr.
    no veo la hora de ver la carita de mi bebe

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tranquila Miriam! Es muy difícil que se rompa el cordón. Seguro tendrás un excelente parto. Mantente tranquila en todo momento y enfocada en tu hijo.
      Suerte!!!

      Eliminar
  4. Hola Antonella

    ¡Qué experiencia! Deja busco el post donde describo mi parto. Yo tuve a mi pequeña en casa... sin epidural ni nada. Al inicio me pasó igual que a ti (salvo que no rompí bolsa, tuvieron que rompérmela cerca del parto) y fue un parto muuy largo. No hubo necesidad de episiotomía, por fortuna, y lo que sí me sorprendió fue lo del cordón corto, ¡es la primera vez que me entero! Me alegra como no tienes idea que todo haya salido bien, ¡eres muy valiente! Y mi pequeña nació exactamente a la misma hora que tu peque.

    Un abrazo grande y muy buen post.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el comentario Mayra! Lo del cordón fue un susto que no puedo ni contarte. Pásame luego el post de tu parto así lo leo.
      un beso grande!

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...