jueves, 25 de octubre de 2012

¿Cómo reconocer las contracciones de parto?

32 semanas de embarazo
Este era uno de los temas que más me preocupaba durante el embarazo: ¿cómo reconocer las contracciones de parto?
Todo el mundo me decía: "quedáte tranqui que te vas a dar cuenta" y yo de tranquila nada... Al fin y al cabo, siendo madre primeriza, ¿cómo iba a saberlo?
Pero sí, te confirmo que se sabe... Se siente, una sabe que llegó el momento. Suena muy extraño pero es así, te lo aseguro: lo vas a saber.

Hoy te cuento qué sentí y cómo me di cuenta que eran contracciones de parto.



Yo tuve contracciones de Braxton varias semanas antes de la fpp. Lo raro es que cuando iba a monitoreo, mi bebé se quedaba quieto o se movía poco, y no tenía ninguna contracción.
Así, en la semana 38 me dijeron: "mmm, parece que va a ser un poco más largo este embarazo. Este bebé no tiene ganas de nacer". Y pum... en la semana 39 + 2 rompí aguas. Leé mi experiencia de parto si querés sabes más al respecto.
Hoy me voy a centrar en las contracciones de parto. Mi cumpleaños es el 13 de mayo y yo di a luz el 16. Te cuento esto para decirte que en mi cumple estuve bárbara, no tenía ninguna sensación diferente. En realidad, hasta el 15 por la tarde, no sentí nada que no viniese sintiendo.
Todo el mundo me decía que mi panza estaba alta y que eso significaba que me faltaba todavía para el parto. Error... Mi panza nunca bajó hasta que mi bebé se decidió a nacer así que no te dejes llevar por esas creencias populares.
La tarde del 15 salí a pasear con mi marido y me sentía diferente. Sentía una leve presión en la pelvis, como si mi bebé estuviese presionando con la cabeza. No era doloroso pero sí raro, parecía estar más bajo de lo normal...
A eso de las 18hs empecé a sentir contracciones, iguales en molestia a las de Braxton pero un poco más abajo y más seguidas. Sobre las 19hs empecé a tomar conciencia de que se acercaba el momento, las contracciones iban y venián pero eran regulares, no como las que había tenido hasta el momento que aparecían y desaparecían como por arte de magia.
A las 22hs ya eran cada 3 o 4 minutos, ritmicas, muy parecidas una con otra. Y lo supe: mi bebé tenía ganas de nacer.
A las 23 rompí bolsa y te puedo asegurar que las contracciones eran inconfundibles. Las tenía cada minuto y medio y al llegar al hospital eran cada minuto. ¿Qué sentía? Un dolor como de ovarios (por ese pinchazo habitual de la menstruación) pero más abajo. El dolor se aguantaba bien, al menos hasta los 5 o 6 cm de dilatación. Dolía, sí, claro, pero respirando como me habían enseñado las aguantaba bien.
Eso sí, a partir de los 7cm el dolor parecía que iba a desgarrarme... Pero valía la pena por ver la carita de mi bebé.
Así que no te preocupes, vas a saber cuando llegue el momento. Te puede doler más o menos, pero vas a notar que el bebé golpea la pelvis acomodándose para salir.
¡Suerte en tu parto!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...