sábado, 6 de octubre de 2012

Lactancia: pecho endurecido y fiebre, ¿mastitis?

Lactancia maternaTodavía recuerdo la sensación: el pecho derecho endurecido, como una roca, una especie de punzada lo cruzaba de lado a lado y de repente, aparecieron los escalofríos.
 
Mi bebé tenía ya dos meses y hasta el momento no me había pasado nunca. Él peque tomaba el pecho regularme y por suerte, ya había aprendido a "engancharse" bien pero una noche en lugar de pedir comida cada 2 horas como siempre, durmió 5 horitas de corrido. ¡Un lujo! Me desperté feliz por la noche que habíamos pasado...
 
Por la mañana, mi bebé siguió tomando teta pero me confundí y en lugar de ofrecerle una vez cada pecho, ofrecí el izquierdo dos tomas seguidas. Grave error...
 
El pecho derecho comenzó a ponerse cada vez más duro y mi peque con un pecho estaba satisfecho, algo raro también porque siempre comía de los dos. Después del almuerzo comencé a sentirme mal...
 
Los escalofríos se apoderaron de mí. Estaba helada y no podía dejar de temblar. Si me miraba al espejo tenía el pecho izquierdo vacío y el derecho como después de una operación para agrandar el busto. Un horror...


 
El pecho derecho estaba enrrojecido y afiebrado. Mi peque tomó del pecho derecho pero eso tampoco me aliviaba.
 
Por la tarde, no me quedó otra que ir al médico. Bingo... El diagnóstico: mastitis. Una congestión del pecho por acumulación de leche.
 
El médico me mandó antibióticos para tomar durante 5 días (hasta terminar la caja) y paracetamol para bajar la fiebre (que había llegado a 39 grados).
 
Además, me recomendó sacarme leche pero de manera manual porque al tener el pecho tan sensible, el sacaleches podía lastimarme. Primero debía colocar calor sobre el pecho, algo que hice con una almohada rellena de semillas de esas que se calientan en microondas. Luego, con paciencia, fui sacando leche en un proceso molesto, pero no tan doloroso como esperaba por tener el pecho tan inflamado.
 
Para terminar el proceso, debía colocarme frío. Con una bolsa de cualquier cosa que tengas en el freezer está más que bien.
 
Ese proceso lo llevé a cabo varias veces durante los 5 días que tomé medicación y ¡listo! Por suerte, me curé sin más... Una observación que puede interesarte: podés seguir dando pecho aunque tengas fiebre y mastitis. Incluso, el peque te ayudará a curarte con su suscción.
 
¿Tuviste alguna vez mastitis? ¿Qué te recomendó el médico?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...