viernes, 2 de noviembre de 2012

Hámster o jerbo: ¿cómo elegir la mascota ideal para el hogar?

Información básica y características de los hámsters y los jerbos para decidir qué pequeño animal adoptar. Mascotas perfectas para casas con poco espacio.
 
Jerbito siamésAdoptar una mascota es una decisión que debe tomarse con responsabilidad, ya que se trata de la incorporación de un ser vivo, con necesidades y sentimientos, a nuestras vidas y no de un simple juguete. La elección de la mascota ideal para cada hogar debe estar precedida por una cuidadosa meditación sobre el espacio, el tiempo, las comodidades y cuidados que requiere cada animal en particular, pero también por una introspectiva evaluación de las propias expectativas. No es lo mismo comprar un perro que un gato, ni tampoco un hámster que un jerbo. Conocer en profundidad al animal deseado antes de adquirirlo es entonces fundamental para construir una gratificante relación de amistad a largo plazo, que satisfaga las necesidades de la mascota y del dueño.  

¿Por qué elegir un hámster o un jerbo? 

Hamster RoborovskiLos hámsters y los jerbos (o gerbos) son mascotas altamente recomendadas para personas con poco espacio en su hogar, debido a que ambos viven cómodamente en jaulas o peceras pequeñas o medianas (dependiendo de la cantidad de animales), equipadas con ruedas o tubos para su ejercicio y girones de madera para su propia diversión. Ambas especies son muy divertidas de observar ya que tienden a correr y moverse continuamente cuando están despiertos. Además, su carácter afable permite acariciarlos y sostenerlos en brazos, siempre y cuando no se los despierte o moleste cuando están comiendo para evitar posibles mordeduras.  


Expectativa de vida de estos roedores 

Con los cuidados necesarios y las necesidades de estos roedores satisfechas, según estimaciones generalizadas, ambas especies tienen una expectativa de vida de 2 a 3 años que fluctúa en base a la variedad de cada especie. Así, se calcula que el hámster ruso vive entre 1,5 y 2 años y el hámster Roborovski entre 3 y 3,5.  

Diferencias físicas de hámsters y jerbos 

A simple vista puede observarse que el jerbo es bastante más pequeño que el hámster y además, a diferencia de este último, cuenta con una larga y suave cola que muchos pueden asimilar con las ratas. 

Socialización de la mascota 

En estado salvaje, los jerbos viven en comunidad. Por este motivo, aquellas personas que deseen adquirir solamente una mascota, quizás deberían inclinarse por el hámster, ya que un jerbo viviendo en solitario puede ser infeliz. 

Si se desea tener un par de jerbos o hámsters, siempre es recomendable hacerlo de pequeños para que se construya un lazo familiar entre ellos y así, evitar conflictos. Al comprar dos animales, de cualquiera de estas especies, debe considerarse que las hembras tienden a ser más agresivas entre ellas mientras que los machos conviven más tranquilamente. Para evitar la procreación de una familia de jerbos o hámsters, dos machos de la misma variedad dentro de la especie son la elección ideal.  

Elegir una mascota: expectativas del dueño 

El futuro dueño debe contemplar sus propios deseos y necesidades a la hora de elegir una mascota. Evaluar los cuidados que puede brindarle al animal y el tiempo que puede (y desea) compartir con él es esencial para realizar una elección responsable. 

Aquellas personas que puedan pasar tiempo con su mascota por las noches seguramente deberían decantarse por un hámster ya que se trata de un animal nocturno, que duerme por el día y vive por la noche. 

El jerbo, por su parte, se mantiene despierto cuando siente actividad alrededor de su jaula (aunque es predominantemente diurno), una característica que lo convierte en la mascota ideal para quienes deseen interacción a lo largo del día y dormir tranquilos por la noche, sin ruidos del animalito corriendo en su rueda.  

Cuidados de hámsters y jerbos: alimentación y jaulas 

Tanto jerbos como hámsters pueden comer alimento preparado (croquetas) o una mezcla de semillas y cereales, acompañados de verduras y frutos secos, siendo más recomendable la primera opción debido a su constitución equilibrada preparada especialmente para cuidar la salud de estos roedores. 

En cuanto al hábitat, puede elegirse una jaula o una pecera. En el primer caso es imprescindible prestar atención a la separación entre los barrotes, para evitar accidentes y que la innata curiosidad de la mascota lo lleve a escapar a través de ellos. En el segundo caso, colocar alguna especie de techo sobre la pecera minimiza el riesgo de huida del animalito. 

La utilización de jaulas plásticas se desaconseja porque estas mascotas son propensas a masticar y roer todo a su alrededor, posibilitándose la ingestión de plástico y la creación de agujeros por donde escapar. 

Vale la pena remarcar la necesidad de comprar ruedas y tubos sólidos, de metal, sin ranuras ni barrotes donde el animalito pueda enganchar sus patas o alguna parte de su cuerpo y lastimarse. En el caso particular del jerbo, la temperatura de la jaula (entre 20 y 25º C) cobra vital importancia ya que los jerbos tienen alto riesgo de sufrir golpes de calor.  

Hámsters y jerbos son similares en muchos aspectos, incluso en el precio de venta en veterinarias, pero cada especie tiene características especiales que lo vuelven más compatible con algunas personas que con otras. 

Si desea un animal pequeño, afable y divertido, hámsters y jerbos son opciones ideales. Evalúe sus expectativas y considere los cuidados que puede brindarle antes de decidirse a adoptar alguna de estas dos fabulosas especies.

1 comentario:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...