miércoles, 6 de febrero de 2013

¿Cómo conservar la comida del bebé?

Una de mis mayores preocupaciones cuando mi hijo iba a empezar con la alimentación complementaria, era cómo conservar los purés. De hecho, en un primer momento, pensé que iba a tener que transformarme en la mujer tuppers para almacenar todo en la heladera... Por un par de días claro.
 
Pero cuando la pediatra me dijo: "no, en la heladera (o nevera) nada. Si hacés más puré que el que consume el bebé, tenés que congelar", se me cayó la idea de los tuppers porque en el freezer sí que no entran.
 
Hice varios intentos: congelar porciones en bolsas de congelación o con papel film, conservar mezclas o purés de verduras por separado y siempre me pasaba lo mismo: era muy difícil medir las porciones y mi hijo no comía nada de lo que descongelaba (o casi nada), con lo cual terminaba desperdiciando mucha comida.
 
Hasta que di con una idea práctica y sencilla para conservar los purés del bebé. Te la cuento...



Compré varias cubeteras, sí, como leés, cubeteras o hieleras como quieras llamarlas. Unas profundas y de plástico flexible. Varias e incluso alguna con tapa para poder apilarlas. Y, aunque no lo creas, las uso para congelar la comida de mi hijo.
 
¿Cómo? Muy fácil, un día a la semana o cada diez días (dependiendo la cantidad que prepare) me paso una mañana en la cocina y ensucio hasta lo que no te podés imaginar. Preparo calabaza en una olla, en otra calabacín o zapallito, y en otras pencas, zanahoria, carne y pollo.
 
Proceso cada sabor por separado, aprovechando caldo de cocción para lograr la textura deseada y cuando tengo listo el puré, lo coloco en una cubetera y a enfriar. Luego de varias horas, saco los cubitos de comida y los guardo en una bolsa de congelación con información de su contenido. ¡Listo!
 
¡Qué idea fácil y práctica de conservación de la comida del bebé!, ¿no? Mi única observación es la siguiente: si intentás sacar los cubitos demasiado rápido se te van a deshacer. Dejálos una noche congelándose para no tener inconvenientes.
 
Para servir es muy fácil. Descongelás la cantidad que come tu bebé, calentás y agregás una gota de aceite de oliva.
 
En mi caso, cada cubito tiene unos 30g y mi hijo come entre 4 y 5 cubitos. Elijo carne o pollo (1 cubito) y completo con dos verduras.
 
¡Espero que te guste esta idea!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...