miércoles, 10 de abril de 2013

Alimentación complementaria: El bebé no quiere comer puré

Muchos bebés son felices comiendo purés, incluso algunos vacían el plato desde el primer día... Otros tardan mucho tiempo en acostumbrarse a la alimentación complementaria (meses incluso) y algunos se cansan pronto de los purés y tienen ganas de comer con los dedos.

Si empezaste con la alimentación complementaria pero tu bebé no come los purés, tenés que hacerte varias preguntas para conocer la causa...

Hoy vamos a hablar de eso: ¿cuáles son las causas por las que un bebé no quiere comer puré?

No te pierdas este post...



Cuando los bebés son tan pequeños que aún no pueden hablar, tenemos que aprender a interpretar su comunicación no verbal. Los peques se comunican mediante el llanto pero también mediante el uso de su cuerpo (sobre todo después de los 8 meses).

Si tu bebé se niega a comer puré, es necesario descubrir las causas. Como ya dije en otros posts, nunca obligues a un bebé a comer. La comida tiene que ser un momento relajado, divertido para que la asociación con la comida sea positiva.

Nunca, nunca obligues al bebé a comer. Si no quiere purés, habrá que buscar otras alternativas, ya sean otras recetas de semisólidos, otras marcas de papilla o cereales o incluso, repensar la alimentación y evaluar si el peque no está intentando decir que prefiere comer con sus manitos...

Veamos juntos algunas de las causas... 

El bebé es muy pequeño

Algunos pediatras recomiendan el inicio temprano de la alimentación complementaria (a partir de los 4 meses con los cereales sin gluten). El problema en estos casos es que muchos bebés no están preparados aún para comer semisólidos. 

¿Cómo puedes saber si este es el caso de tu hijo? Muy fácil. Debes preguntarte algunas cosas: 

1. ¿Se interesa el bebé por la comida? 

2. ¿Puede mantenerse sentado con apoyo? 

Si tu respuesta es negativa a alguna de las 2 preguntas, mejor esperar para darle purés al bebé. 

No le gusta la cuchara 

Es bastante habitual que al bebé no le guste la cuchara, al fin y al cabo se trata de un objeto extraño para él. Este problemita suele darse principalmente en bebes de pecho, ya que sólo conocen la suave textura de los pezones maternos. También puede suceder en niños que toman mamadera o biberón, pero estos suelen acostumbrarse más fácilmente a la textura del plástico en la boca. 

¿Cómo saber si este es tu caso?

Ofrécele a tu bebé el puré con tu dedo, si lo come bien, es probable que su problema sea con la cuchara. 

¿Qué hacer?

Utiliza una cuchara pequeña de silicona que es más suave al tacto y deja que tu hio juegue con ella durante el día, para que vaya acostumbrándose a ella y se la meta el solito en la boca. ¡Paciencia! 

No le gusta la textura

La mayoría de los bebés prefieren sus primeros purés muy líquidos, pero algunos como el mío, prefieren purés más contundentes. Prueba a variar la consistencia de los purés

No le gusta el sabor

Es muy probable que la primera vez que tu hijo pruebe un nuevo sabor, no le guste. ¡Paciencia! No te des por vencida. Pueden pasar semanas hasta que el bebé se acostumbre a un sabor. Insiste pasados unos días y prueba nuevas combinaciones de sabores. A mi hijo le gusta el pollo con calabaza y puerro pero no con zanahoria por ejemplo, la zanahoria la prefiere con ternera. 

El puré no está a la temperatura adecuada

Fíjate que el puré no esté demasiado caliente ni demasiado frío, por lo general los bebés prefieren su comida tibia tirando a caliente. Mi hijo, para llevar la contra, prefería sus purés bien calentitos. Prueba variando la temperatura a ver si tu hijo lo come mejor.

Quiere comer solito

Alrededor de los 8 o 9 meses, es posible que tu bebé intente alimentarse solo con la cuchara. Este experimento puede significar (y seguramente así será) que se ensucie él, el piso y todo lo que tenga alrededor pero es un paso importante para él porque está ganando autonomía.

Cuando el bebé empiece a querer comer solito, quizás debas plantearte comenzar a darle pequeños trozos de comida bien cocida para que el coma con sus deditos, como verduras bien cocidas (papas o patatas, calabaza, zanahorias), frutas, pollo y carne en trozos pequeños. Nunca dejes solo a tu bebé con la comida, ¡vigílalo!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...