lunes, 15 de abril de 2013

Después del parto: la nueva relación papá-mamá-bebé

El parto marca un cambio en la relación de pareja. Si bien hace tiempo que la pareja se siente como una familia, no es hasta el momento de tener a tu hijo en brazos que todo tu mundo como lo conocías cambia radicalmente.

Ya no hay dos personas, hay tres (o más) y aunque te parezca que nada puede ser más perfecto, es bueno que tengas en mente que los cambios pueden generar cierto malestar.

¿Cómo? Como mamá, tus primeros meses no tendrás ojos más que para tu hijo y el papi puede sentirse desplazado... Hablemos de eso.



Después del nacimiento de un hijo hay que volver a encontrar un balance. Los primeros tiempo todo se basa en mirar al bebé y verse a través de él y es posible que al centrarnos tanto en nuestro hijo, descuidemos a la pareja.

Las conversaciones pasan a girar en torno al bebé: ¿comió, cambiamos su pañal, hizo caca, por qué llora...? Es muy fácil perder de vista otros temas de conversación...

A esto se suma la falta o disminución de actividad sexual. Los primeros meses la madre no suele tener ganas de sexo (hay casos y casos, claro, como siempre). El cansancio y alguna posible molestia del parto pueden ser las causas.

Pero esto no es todo. El nuevo papá puede sentirse agobiado por la responsabilidad, sin saber bien cómo ayudar a su mujer ni a su hijo y sintiendo aún a su pesar, un poco de celos porque el bebé se calma más rápido con mamá, porque su mujer no quiere sexo o ya no le presta tanta atención.
Y no olvidemos que pueden surgir discusiones sobre cómo hacer las cosas y criar al peque.

A pesar de todo, no te preocupes. Todo es normal y forma parte de la readaptación que tiene que hacer cada pareja. Lleva tiempo ajustar todo pero te voy a dar algunos consejos que a mí me sirvieron:

1. Intenta cultivar conversaciones habituales en la pareja, más allá del bebé: trabajo, noticias, series, lo que siempre fue tema de conversación.

2. Dale tareas a tu marido para que sienta que ayuda: cambiar al bebé, dormirlo, darle la mamadera o biberón si no toma pecho...

3. Si no tienes ganas de sexo por cualquie motivo, explícale que no es por él y aprovecha para disfrutar de otras prácticas. Mimos, besos, masajes y masturbación son ideales en esta etapa.

4. Organiza un tiempo en pareja aunque sea corto. Cuando el bebé duerma, prepara un café y conversa con tu pareja o disfruten juntos de un rato de tele... lo que les guste.

5. Cuando surja una diferencia de opiniones sobre cómo cuidar al bebé, explica tu postura con tranquilidad y nunca pero nunca digas que como sos la mamá sabés qué esl mejor para tu hijo porque así herirás al padre y reforzarás su inseguridad. Mejor respirar profundo, pensar y después explicar tu posición.

Ser una familia no signfica abandonar a la pareja sino encontrar el equilibrio para se felices de a tres o más y buscar ratos para disfrutar de a dos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...