martes, 7 de mayo de 2013

Recetas para bebés con pollo

Hace unos días, hablamos de qué pasa cuando el bebé no quiere comer puré. En ese momento, cuando el peque decide que ha llegado el momento de comer con los deditos, las mamis y los papis tenemos que poner a prueba nuestra imaginación para preparar recetas ricas y sanas para nuestros bebés.

Cuando los bebés son pequeños aún, es posible que muchos alimentos aún no les estén permitidos, algo que complica aún más la tarea a la hora de cocinar. 

Ya te comenté que a mi peque le encantaron las hamburguesas de ternera y verduras que inventé, hoy te cuento dos recetas para bebés con pollo que en mi casa no pueden faltar.


Mi primera idea fue preparar nuggets de pollo. Sí, los clásicos chickenitos de Mac... ¡Y a mi hijo le encantaron! Es cierto que él ya tiene 4 dientes y por eso no se le complicó comerlos.


Nuggets de pollo caseros


Como te imaginás, hacerlos es muy fácil: cortás cuadraditos de pollo de más o menos 30g (la porción recomendada por día) y los empanás. Como mi peque todavía no tiene permitida la clara de huevo, separé la clara de la yema. 

¿Cómo? Muy fácil: rompés el huevo y pasás la yema de una parte de la cáscara a la otra, dejando caer la clara a un bol o sino, colocás el huevo en tu mano y vas abriendo los dedos, dejando que caiga la clara y manteniendo en tu mano la yema. 

Pasás el pollo por la yema de huevo y luego por el pan. Hice un rebozado simple, pasando una sola vez el pollo para que no quedase demasiado crocante. ¿Lo mejor? Podés hacer cantidad y congelarlos...

Croquetas de pollo y puerro


Aunque no lo creas es uno de los platos preferidos de mi hijo. Para prepararlas, cortá el pollo en daditos y colocálos en una olla cubriéndolos con agua.

Cortás el puerro bien finito y lo colocás también dentro de la olla. Dejás que hierva todo junto durante algunos minutos (depende de la cantidad que prepares), hasta que el puerro esté tierno y el pollo bien cocido.

Colocás el pollo y el puerro en un bol, incorporás un poco de jugo de cocción (no mucho, una cucharada o dos) y una yema de huevo. Pasás todo por la minipimer y ¡listo! Tan sólo te queda hacer bolitas y aplastarlas para conseguir las croquetas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...