lunes, 9 de diciembre de 2013

Bebés: ¿colecho, cuna en el dormitorio de los papás o en su propia habitación?

¿Colecho, cuna en el dormitorio de los papás o en su propia habitación? Es la pregunta del millón... Y la realidad es que no hay una única respuesta. Como suele suceder con todo lo relativo a los bebés, no hay un libro mágico. 

Cada bebé es un mundo, al igual que cada padre. Con lo cual, cada familia debe buscar su propio camino, ver qué le funciona mejor y cómo responde el bebé a cada situación.

A pesar de esto que te digo, te comento algunos pros y contras de cada una de estas situaciones.


Colecho; ¿sí o no?


En la actualidad, está de moda, por así decirlo, la crianza natural que aboga por la lactancia materna a demanda y el colecho. La realidad es que la mayoría de los padres han practicado colecho en algún momento de sus vidas.

El colecho implica dormir con el bebé en la misma cama o adecuar una cama adosada preparada a tal efecto a la cama de los padres.

Las principales ventajas del colecho son: 
  1. El bebé habitualmente duerme mejor en contacto con la madre. Se siente seguro así y probablemente descanse más tranquilo.
  2. El bebé adecúa su respiración a la de su madre, con lo cual en caso de apnea, la misma respiración materna "le recordará" respirar.
  3. Para la madre lactante es mucho más fácil dar pecho en estas circunstancias, sin necesidad de levantarse de la cama. Con un poco de práctica podrá incluso dar el pecho acostada y continuar durmiendo.
En el caso de practicar el colecho, es necesario tomar las precauciones de seguridad para que el bebé no tape su cabeza con las mantas, no sea aplastado por sus padres ni caiga de la cama. Se desaconseja el colecho cuando los padres (o alguno de ellos) son obesos, fumadores o están bajo los efectos del alcohol.

Cuna en la habitación de los padres


Otra opción para quienes desean tener cerca al bebé pero no compartir su cama, es la cuna en la habitación de los padres.

Al igual que el colecho, la gran ventaja es tener al bebé cerca para darle el pecho, además de poder controlar que se encuentre bien, que no se destape y demás sin necesidad de caminar ni de moverse del sitio.

La cuna en el dormitorio de los padres, al igual que el colecho, disminuye el riesgo de muerte súbita durante los primeros meses del bebé.

Habitación propia


Algunos padres optan por poner al bebé en su propia habitación ni bien han regresado del hospital o a las pocas semanas. En estos casos, aseguran que el bebé duerme mejor ya que no escucha sonidos que lo despiertan.

Como ya dije, cada familia es un mundo y debe encontrar su propio camino. Mi bebé durmió en la cuna en nuestra habitación hasta los 10 meses, momento en el que lo cambiamos a su dormitorio porque se despertaba ante cualquier ruido que hacíamos. Allí empezó a dormir mejor, al menos las primeras horas, porque nunca fue un bebé de dormir de corrido, ni siquiera hoy en día.

La realidad es que es necesaria la prueba y error. Mi recomendación es no cerrarse a ninguna opción. Lo importante es que toda la familia pueda descansar. Si el bebé duerme bien en la cama con los padres y ellos también, buenísimo. Si está mejor en su habitación, buenísimo también.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...