lunes, 7 de abril de 2014

¡Mi hijo llora y grita dormido! Los temidos terrores nocturnos

¿Tu hijo llora y grita mientras duerme? ¿Se remueve en la cama y no se calma de ninguna manera? ¿Tiene los ojos abiertos y desorbitados pero perdidos y parece que no ve nada? Entonces te estás enfrentando a los temidos terrores nocturnos...

Terrores nocturnos versus pesadillas


Las pesadillas son sueños que por algún motivo asustan a los pequeños. Habitualmente, los niños despiertan asustados y son capaces de recordar lo que les ha causado temor. 

Los terrores nocturnos son mucho más "espectaculares" que las pesadillas, por calificarlos de alguna manera. Si tu hijo tuvo alguna vez un terror nocturno sabés a qué me refiero: el bebé se mueve, tira patadas y puñetazos, tiene los ojos abiertos y fijos en algún punto perdido y no hay manera de calmarlo. Esta situación genera más miedo en los padres que en el propio niño porque, la principal diferencia con las pesadillas, es que los niños no son capaces de recordar nada de los terrores nocturnos. Como leés, te morirás de miedo pero tu peque no recordará nada.


¿Cuándo se producen los terrores nocturnos?


Las pesadillas se desarrollan durante la fase REM de sueño, es decir cuando hay movimientos oculares rápidos, mientras que los terrores nocturnos suceden durante la transición del sueño no REM o sueño profundo al sueño REM, esto suele ser unas 2 o 3 horas luego de acostarse.

Se asocian los terrores nocturnos a un gran cansancio por parte de los niños. Es decir que si acuestas a tu hijo estando demasiado cansado, aumenta la probabilidad de que sufra un terror nocturno.

También pueden darse por estrés, cuando están enfermos o si duermen fuera de su entorno habitual.


¿Qué hacer frente a un terror nocturno?


Nada... Tan sólo asegúrate de que tu hijo esté seguro y no se golpee. Ver a tu hijo sufriendo un terror nocturno es bastante aterrorizante pero él no recordará nada.


No intentes despertarlo porque lo hará desorientado y luego le costará más dormirse. Luego de unos terribles minutos verás que continúa su sueño apaciblemente. Te lo digo por experiencia propia...

¿Cómo evitar los terrores nocturnos?


Hay varias cosas que puedes hacer pero, para mí, lo mejor es evitar que el niño se canse demasiado. Hay que acostarlo antes de que "se pase de revoluciones".

Imagen: Clairity

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...