domingo, 19 de octubre de 2014

Ser mamá... y los estereotipos que nos persiguen

Hoy es el Día de la Madre en Argentina. Yo no soy muy afecta a estos días, por el simple hecho de que soy escéptica por naturaleza y creo que se trata de días comerciales, que habría que festejar todos los días de la vida porque se es madre, padre, amigo... siempre.

Pero bueno, más allá de eso, me puse a reflexionar y hoy quiero hablar sobre estereotipos... Las personas vivimos rodeadas de estereotipos, sobre todo las mujeres. No sé por qué pero ya de pequeñas nos vemos inmersas en un mundo de estereotipos: si una es guapa, no puede ser inteligente, si le gusta leer, seguro que no es divertida, si tiene unos kilitos de más, no es sexy ni guapa, porque sin un 90-60-90 una no puede ser una diosa... Y la lista sigue y sigue,,, Si una juega al fútbol, es un marimacho, si una sale hoy con uno y mañana con otro, es una rapidita pero si no se acuesta con nadie, es una mojigata. Ufff, me canso de sólo pensarlo...

Y cuando somos mamás ¡la lista crece! Durante el embarazo, si una engorda mucho es porque no tiene autocontrol y se deja estar, si engorda poco es una anoréxica que no se preocupa por el bienestar del bebé. Si después del parto quedan algunos kilos, entonces es porque una no se preocupa por el marido porque "ya lo tiene atado". Y si los baja rápido, seguro que no está comiendo, haciendo alguna dieta rara y poco saludable.


Durante la crianza, estos estereotipos continúan y se vuelven aún más ilógicos... Si das teta, se te van a caer y si no das, sos egoísta. Si hacés una lactancia prolongada, estás loca y no pensás en el daño psicológico para el bebé (¿?). Si elegís el bibe, sos egoísta y no compartís con tu hijo lo que el instinto y la naturaleza te han dado. Si dormís con tu hijo y lo tenés en brazos, lo malcriás. Si no lo alzás, sos una desalmada.

Si volvés a trabajar a los 3 meses, no tenés instinto de madre. Si te quedás en casa, seguro que sos una vaga que no hace nada más que mirar la telenovela. ¿Y si trabajás en casa? Seguro que es una excusa y en realidad mirás la telenovela.

Pero... ¿cuál es la realidad? La realidad es relativa, depende de quien la vea y la analice. Yo te doy mi punto de vida:

Cada mujer es única e irrepetible. Cada mujer es hermosa y no me refiero a la belleza física que con el tiempo se desvanece (aunque yo creo que una persona bella lo sigue siendo con 20, 50 u 80 años)... Ser mujer es un trabajo a tiempo completo donde los estereotipos pueden jugarnos en contra pero no deberían: está en nosotras hacernos valer, demostrar quienes somos y que valemos más que nuestro propio peso en oro.

Porque las mujeres, a pesar de todos nuestros defectos (y yo admito que tengo muchos) somos inigualables... Somos capaces de hacer todo por los que amamos. Y cuando nos transformamos en madres, el amor más altruista del mundo se hace cargo de nuestro corazón. 

Nos equivocamos, claro, porque nadie nace sabiendo ser madre... Y por eso me molestan los estereotipos, porque creo sinceramente que cada madre intenta hacer lo mejor por sus hijos, aunque al final se equivoque. 

Por eso, hoy, en el Día de la Madre, quiero invitar a mis lectoras mamis a perdonarse por no ser perfectas porque esa imperfección es lo que les permite seguir mejorando cada día y lo que las hace humanas, únicas, irremplazables y maravillosas.

La perfección no existe. Los estereotipos destruyen. En el Día de la Madre, disfrutemos de quienes somos, sin importar lo que digan los demás. El único consejo que siempre me gusta dar es "seguí tu instinto" porque no hay nada más fuerte que el instinto de mamá...

¡Feliz día mamis! Sin importar si el modo de crianza es el mismo, si dormís con tus hijos o no, si trabajás fuera o dentro de cada, feliz día para cada mamá y que cada día podamos ser un poquito mejores, por nuestros hijos y por nosotras mismas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...